Enamorados en Toledo (I): María Pacheco y Juan de Padilla

4 febrero 2021 | Pilar Gordillo |

La HISTORIA supera la LEYENDA

pareja enamorada en Toledo
Foto David Redondo www.artesanodelaluz.com

¿Historia o leyenda? De todo un poco, o mejor, de todo mucho. Las leyendas medievales no han podido encontrar mejor escenario, que una ciudad en la que conviven grupos muy diferentes, de judíos, cristianos y musulmanes o después mudéjares, cuyas leyes limitan la convivencia y ante todo, prohíben el matrimonio entre sí, el llamado matrimonio mixto.

¿Y qué decir de las leyendas románticas? esas han encontrado en Toledo, la ciudad del honor, la hidalguía, los callejones estrechos, las brumas y nieblas del Tajo… el marco perfecto donde situar el duelo de espadas por el amor de una dama, la declaración de amor al hilo de una fiesta en el Alcázar, el beso robado a la luz de la luna… y entre tanto, llenar sus plazas de amores imposibles, celos, locuras, venganzas… ingredientes todo ellos para cautivar y remover al más inquebrantable.

Pero, sin duda alguna, la historia, una vez más, es capaz de superar la leyenda cuando, entre líneas, en cartas desesperadas de despedida, nos descubre historias verdaderas de amor, que conmovieron a los contemporáneos y dejaron huella. La que hoy os traemos no os dejará impasibles. Ésta y otras muchas te contaremos en nuestro Paseo Amores y Amoríos en Toledo.

JUAN DE PADILLA y su esposa MARÍA PACHECO

juan de padilla junto a su esposa
María Pacheco se despide de Juan de Padilla. Serie de RTVE: Carlos, Rey Emperador

¿Cómo debió ser el amor y devoción de María Pacheco a su esposo Juan de  Padilla? Algunas cartas muestran que la decisión de su padre, Íñigo López de Mendoza, marqués de Mondéjar y conde de Tendilla, alcalde de la Alhambra, de desposarla a los 15 años con un hidalgo sin título, despertó su protesta, rechazo y rebeldía.

Ella nacida y criada en un Palacio de la Alhambra, el del Partal alto, en la gran familia de los Mendoza, culta, educada por el humanista italiano, Pedro mártir de Anglería, con conocimientos de latín, griego, aritmética, matemáticas, poesía e historia. A su hermano menor, Diego Hurtado de Mendoza, el más cercano y con quien más congeniaba, la investigadora Mercedes Agulló  ha adjudicado la autoría del Lazarillo de Tormes, ¡ahí en nada!

juan de padilla junto a su esposa
Fachada del Palacio del Partal en la Alhambra. Palacio original de Yusuf III, destruido parcialmente por Felipe V. Fotografía: Patronato de la Alhambra.

Él, toledano, hijo del capitán de armas de la ciudad de Toledo, sin más armas en este momento que su carisma de líder de las causas justas. Descrito como “caballero de mediano estado, bien complexionado, no agudo ni entremetido, sino manso y bien acondicionado”. No tardó en someter la voluntad de la impetuosa esposa y enamorar su gusto. A los 4 años del compromiso de esponsales, ella con 19 años, él con 25, se celebra la misa de velaciones, es decir la ceremonia tras la que los nuevos esposos van a vivir juntos en la Alhambra, donde al año siguiente, nacerá su único hijo, Pedro.

juan de padilla junto a su esposa
Vista de Toledo 1563. Dibujo de Anton van den Wyngaerde. Biblioteca nacional de Viena.

De allí marchan a Porcuna (Jaén), donde su tío le ofrece la tenencia de su alcaidía. Pero ya en 1518, se trasladan a Toledo, donde Juan Padilla sucede a su padre en el cargo de armas de Capitán de gentes.

juan de padilla junto a su esposa
Restos de la Casa señorial de los Padilla aparecidos en la excavación para el estudio de un posible aparcamiento en la plaza de Juan de Padilla. Fotografía de la colección Javier Felage publicada por Eduardo Butragueño en Toledo Olvidado

Una PAREJA REBELDE con CAUSA

Aclamado en los pueblos como un auténtico héroe,  tras la toma de Tordesillas, había caído en gracia del pueblo y se había compenetrado con su inteligente esposa hasta el punto de hacer causa común: la de la lucha de las Comunidades.

juan de padilla junto a su esposa
Monumento a Juan de Padilla, obra de Julio Martín de Vidales de 2015, en la plaza de Padilla, en Toledo, que ocupa el solar donde estuvieron sus casas que mandó arrasar el alcalde Zumel y roturar y sembrar de sal.

El sentido de la dignidad y nobleza, junto con la búsqueda de la justicia fueron impulsados con el ardor y el arrojo de toda la fuerza militar y de sus personas. Testimonio hay de su valor, carácter e ímpetu a la hora de defender sus ideas de este: “gran cavallero ante quien siempre me humillo/ de todo el mundo venero/ a los humildes cordero/ y a los sobervios cuchillo.”

juan de padilla junto a su esposa
“Vencido o prisionero”, obra del vallisoletano Luciano Sánchez Santarén, pintada en 1887 y adquirida por el Ayuntamiento de Valladolid, donde se exhibe en la actualidad.

Ella, llamada la Leona de Castilla, la Hembra perversa, la Mujer brava, María la Comunera, todavía mantuvo Toledo levantado en armas 9 meses después de la derrota de Villalar y de trágica muerte de su esposo, ajusticiado, tal era la veneración y  devoción a su marido y a la justa causa que desencadenó su prematura muerte.

juan de padilla junto a su esposa
Cartel de la película sobre la vida de María Pacheco de Juan de Orduña, filmada en 1951 y protagonizada por la inolvidable Amparo Rivelles que nos dejó con 88 años en  el año 2013.

AMOR con FINAL TRÁGICO

juan de padilla junto a su esposa
Pintura de Antonio Gisbert de 1860, sobre el ajusticiamiento de Padilla, Bravo y Maldonado, conservada en el Palacio de las Cortes de Madrid (Congreso de los Diputados).
En el salón de plenos del Ayuntamiento de Toledo existe una copia.

Horas antes de que el hacha del verdugo cercene su cuello en Villalar, el 23 de abril de 1521, escribe la carta de despedida a su mujer, entregándole su alma, puesto que su vida ya no ha de ser suya. Es el dolor que le causa a la esposa, lo que le duele y apena profundamente, más que su muerte, que no debe ser llorada, porque ha sido por una causa justa.

La CARTA de AMOR y de DOLOR

juan de padilla junto a su esposa
Londres, British Library: Add MS 20978, fols. 14-14v

“Señora, si vuestra pena no me lastimara más que mi muerte, yo me tuviera enteramente por bien aventurado: que siendo a todos tan cierta, señalado bien hace Dios a quien la da tal, aunque sea de muchos plañida y del recibida en algún servicio. Quisiera tener más espacio del que tengo para escribiros alguna cosa para vuestro consuelo; pero ni a mí me lo dan, ni yo querría más dilación en recibir la corona que espero. Vos, señora, como cuerda llorad vuestra desdicha, que no mi muerte, que, siendo ella tan justa, de nadie debe ser llorada. Mi ánima, pues ya otra cosa no tengo, pongo en vuestras manos; vos, señora, haced con ella como con la cosa que más os quiso.(…) y así quedo dejando esta pena, esperando el cuchillo de vuestro dolor y de mi descanso»

juan de padilla junto a su esposa
Londres, British Library: Add MS 20978, fols. 14-14v

La pintura de Vicente Borrás Mompó que conquistó la medalla de plata de segunda clase en la Exposición de 1881 y fue aclamada por la crítica, nos traslada de manera magistral con toda la plasticidad, el romanticismo y estética historicista, a aquel momento infausto en que la joven María, instruida en el deber y en los sacrificios de su linaje, se desploma al recibir las últimas palabras de su esposo. Las letras de la carta su amado entre los dedos de su mano y el abatimiento ante el dolor, la hace desfallecer y cerrar los ojos para recoger con la otra mano en la frente, los pensamientos más oscuros y desesperados.

juan de padilla junto a su esposa
Doña María Pacheco después de Villalar, óleo de Vicente Borrás Mompó, pintado en 1881, propiedad del Museo del Prado, quien la adquirió ese mismo año por 4.000 pesetas y la depositó en la Universidad Central de Barcelona, donde puede contemplarse en su edificio histórico.

Descubre ésta y otras muchas historias en nuestro Paseo Amores y Amoríos en Toledo, preparado en conjunto con el Hotel Casa Entre dos Aguas.

Paseo san Valentin Enamorados

Os ofrecemos tres opciones para celebrar el amor:

  • Paseo guiado Amores y Amoríos en Toledo + Copa de Vino con aperitivo de jamón y queso manchego en Hotel Entre dos Aguas. Hora de comienzo 11’00 h. y 18’00 h. Precio por persona: 35€ (impuestos incluidos)
  • Paseo guiado Amores y Amoríos en Toledo + Copa de Cava con degustación de fresas con chocolate en Hotel Entre dos Aguas. Hora de comienzo 18’00 h. Precio por persona: 45€ (impuestos incluidos)
  • Paseo guiado Amores y Amoríos en Toledo + Cena romántica en Hotel Entre dos Aguas. Hora de comienzo 18’00 h. Precio por persona: 60€ (impuestos incluidos)

Fechas disponibles: del 12 al 28 de febrero, sólo fines de semana.

Incluye servicio de Auriculares inalámbricos esterilizados.

Máximo 6 personas por visita, respetando la normativa sanitaria.

Hemos obtenido el Sello de Calidad «Buenas Prácticas Avanzadas contra la Covid19» otorgado por el SICTED.


Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Artículos relacionados