La Catedral de Toledo es el edificio más grandioso y monumental de la Ciudad Patrimonio de la Humanidad, una Catedral gótica del siglo XIII embellecida por los siguientes estilos de la historia del arte medieval, renacentista, barroco y neoclásico de la ciudad.

¿Por qué visitar la Catedral de Toledo?

Además de ser uno de los templos católicos más bellos de la cristiandad contiene obras de arte imprescindibles como la famosa Custodia para la procesión del Corpus Christi, el atrevido Transparente barroco y el colorista Expolio del pintor le Greco.

Fachada principal de la Catedral de Toledo

Visita la Catedral de Toledo

La primera piedra

La historia de la construcción de la Catedral se inicia en el reinado de Fernando III el Santo quien en 1226 colocó la primera piedra, en una ceremonia junto al arzobispo Jiménez de Rada. El arquitecto francés Martín, escogido para dar las trazas, inició la obra por el ábside rellenando el terreno para ganar altura y lograr poner al mismo nivel del anterior edificio que servía como iglesia Catedral: la antigua mezquita aljama, la gran mezquita que tuvo Tulaytula y que desde tiempos de Alfonso VI había sido consagrada como Catedral cristiana.

El maestro francés Martín diseñó una Catedral de cinco naves en estilo gótico francés, con gran armonía en sus proporciones. La girola doble es un ejemplo único en España de perfección arquitectónica. Las bóvedas para cubrir la curvatura alternan cuadrados y triángulos perfectos, tanto en el anillo interior como en el exterior. En el alzado sorprende encontrar una galería de arcos polilobulados, rasgo del mudéjar toledano que deja aquí su huella.

Interior de una catedral de cinco naves

¿Por qué la capilla de la Descensión en el centro de la nave?

En el interior del templo, llama la atención la existencia en el centro de la nave de una Capilla muy especial: la Capilla de la Descensión. Lugar que señala la existencia de la iglesia visigoda de Santa María, escenario del encuentro entre el obispo visigodo del siglo VII San Ildefonso con la Virgen María, quien según la tradición vino a entregarle un regalo por su fidelidad y defensa de su virginidad: una casulla tejida por ángeles.

Considerada una de las primeras apariciones de la Virgen María, los fieles pueden venerar la piedra que, iluminada en el interior de un estuche de pórfido rojo, recuerda el acontecimiento. La arqueología recientemente ha confirmado que, bajo el suelo en ese mismo lugar, se encuentra el ábside de la antigua iglesia de planta de cruz griega, bajo la gran mezquita.

El relieve de alabastro obra maestra del Renacimiento español, es obra de Felipe Bigarny y recoge esta escena de la Descensión de la Virgen y la imposición de la casulla a San Ildefonso.

Relieve de la Capilla de la Descensión

Grandiosa Capilla Mayor

Custodiada tras una gran reja renacentista donde aparecen los primeros grutescos, atlantes y cariátides del Renacimiento en la Catedral, obra de Francisco de Villalpando, rematada con el escudo de Carlos V con el águila bicéfala.

El retablo mayor es considerado una de las grandes obras maestras del arte hispano flamenco. Las escenas escogen momentos de la infancia, pasión y glorificación de Cristo en clave de devotio moderna, la espiritualidad de la época que buscaba conmover al fiel hasta hacer brotar las lágrimas. Además en todas ellas aparece un trasfondo eucarístico, fruto de la espiritualidad de Cisneros y la Reina, quién también aquí manifestó su empeño en honrar a su fiel consejero Mendoza con una grandiosa sepultura renacentista instalada en el muro lateral, saltándose el protocolo, puesto que este lugar contiene tumbas reales y Mendoza, no fue rey.

El Retablo de estilo gótico tardío realizado alrededor del 1.500. Trazado por Peti Juan y dirigido por Enrique Egas y Pedro Gumiel. La predela fue tallada con Rodrigo Alemán, a Sebastián de Almonacid, toledano, correspondieron las escenas de la Ascensión, Pentecostés y Juicio Final. Copín de Holanda, va a realizar las escenas de la Pasión y Matanza de Inocentes. Felipe Bigarny, el más moderno y renacentista, será el autor de la Natividad, la Asunción y el Calvario.

En el lugar más preeminente del Retablo van a colocar una Custodia, de rica tracería calada, tal y como se hacían en Alemania los sagrarios turriformes. Es lo más original de este retablo, única en Castilla. Servirá de inspiración a Enrique de Arfe, cuando diseñe la gran custodia procesional de plata. El Sagrario resulta ser una estancia oculta tras el retablo que recibe luz natural desde las ventanas de la girola, en especial a las 12 del mediodía, momento de la Encarnación del Verbo. Será el origen del grandioso Transparente barroco.

Altar Mayor Catedral de Toledo

El Coro

Cerrado por la reja de Domingo de Céspedes (1548), frente al Altar Mayor, es uno de los coros más ricos de las catedrales españolas, con doble sillería, tallada en lujosa madera de nogal. La sillería baja corresponde a la época de Mendoza, quién encarga al escultor Rodrigo Alemán (Rodericus Germanicus), que labre entre 1489 y 1492, en cada uno de los respaldos, episodios de tomas de ciudades en la Conquista de Granada, considerada una guerra divinal.

Las escenas vienen a ser como un catálogo completo, a modo de crónica histórica, acerca del armamento, el protocolo, los instrumentos musicales, la arquitectura, la vestimenta, y hasta los usos y costumbres. La victoria sobre este Reino, en la participará Mendoza en primera persona y también el Cabildo de esta Catedral, se pondrá en paralelo con la victoria moral sobre los vicios y pecados que aparecen desgranados en las misericordias.

NO TE LO PUEDES PERDER

Refranes flamencos, historias de la Grecia clásica, episodios bíblicos del antiguo Testamento, fábulas clásicas, vicios y virtudes a modo de exempla o moralización se extienden por las zonas ocultas, bajo las sillas de los canónigos. ¡Te desciframos todos los enigmas!

Coro tallado en lujosa madera de nogal

La Virgen Blanca

Junto a la reja está el altar de Prima, así llamado porque en él se decía la misa tras la hora canónica de la mañana. Sobre este altar se encuentra la Virgen Blanca, una de las más bellas esculturas de estilo gótico francés del XIII, regalo de la reina Blanca de Castilla, madre del heredero al trono francés Luis IX.

La figura de María sostiene al niño que se vuelve hacia ella y le acaricia la barbilla sin dejar de sonreír ambos con una dulzura y comunicación entre sí, totalmente novedosa.

La Virgen Blanca con el niño

El Coro alto

El aumento de miembros del Cabildo catedralicio hasta 40 canónigos, 50 racioneros, 50 capellanes, extravagantes y los niños seises, además del Arzobispo y las dignidades, obligaron a recrecer la sillería con el Coro alto, por voluntad del cardenal Tavera.

El encargo, entre 1538 y 1543, se repartió entre Alonso Berruguete y Felipe Bigarny, 35 sillas cada uno representando santos y relieves de alabastro en la parte superior con los antepasados de Cristo desde Adán, patriarcas del Antiguo Testamento hasta José, María y el Niño.

El estilo diferenciado de cada uno se distingue por el clasicismo sereno de Bigarny y el manierismo apasionado de Berruguete, quien culmina la obra con el grupo de la Transfiguración de Jesús en presencia de Pedro, Santiago y Juan con posturas y gestos desbordados y las figuras espeluznantes de Moisés y Elías.

Relieves hechos por Alonso Berruguete y Felipe Bigarny

Los diez órganos de la Catedral

Entre los diez órganos con que cuenta la Catedral, en el interior del coro se yerguen los dos más grandes: el órgano barroco de Echevarría con 2.000 tubos y el órgano neoclásico de Verdalonga que contiene 6.000 tubos.

La música sacra es interpretada con todos los matices, potencias y coloraturas, que proporcionan los tubos horizontales junto con la batalla, o tubería horizontal, capaz de hacer vibrar a las piedras. Sobre la Puerta de los Leones se encuentra el órgano más antiguo llamado “del Emperador”, por ser un regalo de Carlos I de España y V de Alemania a la Catedral.

Las capillas de San Pedro, Reyes Nuevos y del Sagrario contienen sus propios órganos y además la Catedral cuenta con pequeños órganos portátiles o realejos, destinados a ser transportados fuera del templo para amenizar auto sacramentales y otras representaciones sacras con motivo del Corpus Christi y otras fiestas solemnes.

BATALLA DE ÓRGANOS

Si quieres asistir a una verdadera batalla entre estos gigantes musicales, no te pierdas los conciertos que en mayo organiza la Real Fundación Toledo: www.realfundaciontoledo.com

Diez órganos de la Catedral de Toledo

El Transparente, una fiesta eucarística

Nada más asombroso: el atrevimiento de romper la bóveda medieval para conseguir un chorro de luz sobre la ventada del Sagrario del altar mayor. Es la imagen del estallido del barroco más barroco: el rococó.

Obra maestra de Narciso Tomé, encargada por el Arzobispo Astorga. Tallado en mármol, bronces, alabastro y jaspes y superpuesto como una segunda piel sobre los muros medievales. Una cascada de figuras y formas con efectos increíbles y movimientos imposibles.

Como máquina para cubrir el muro del Sagrario se ideó su iconografía como un compendio catequético del misterio de la Eucaristía, con los arcángeles, la escena de la Santa Cena, las prefiguras eucarísticas del Antiguo testamento del rey David, las virtudes teologales, los santos toledanos y el altar de la Virgen con el niño como Salvator Mundi.

Obra maestra de Narciso Tomé

Capillas de la girola

Aunque la girola original fue diseñada en el siglo XIII, con 15 pequeñas capillas radiales, los siglos medievales posteriores fueron ampliando el espacio para honrar a prelados, nobles y reyes con nuevas capillas funerarias.

Frente al Transparente encontramos la Capilla de san Ildefonso, dedicada al patrón de la ciudad, con magníficos sepulcros, como el del cardenal Albornoz. (+ 1367), fundador del Colegio de España en Bolonia. La Capilla de los Reyes Nuevos fue trazada para albergar los sepulcros de los reyes de la nueva dinastía Trastámara. En la Capilla de Santiago los sepulcros de don Álvaro de Luna y su esposa, doña Juana Pimentel.

Una historia de odio que termina en muerte y una increíble historia de amor en la mujer que rehabilita la fama y honra del ajusticiado.

Capilla de Santiago diseñada en el siglo XIII

NO TE PIERDAS ESTA HISTORIA

Una de las grandes historias acerca de la traición y de la increíble reparación es ésta del valido del rey Juan II, acusado de alta traición y ajusticiado, para 30 años después ser reparada su honra y salvaguardada su fama en el gran monumento funerario de la capilla absidial. Te contaremos por qué tras esta glorificación no todos quedaron conformes y tampoco el difunto pudo descansar en paz…

Sala Capitular puro Renacimiento

Había que encontrar un nuevo espacio para las reuniones capitulares del Cabildo. De nuevo el cardenal Cisneros, planteó una ampliación del espacio catedralicio en el ábside sudoriental para una nueva Sala Capitular precedida de una antesala. Siguiendo la moda de los “studiolos” italianos con techumbre de madera y galería de hombres ilustres, esta estancia, verdadero homenaje al humanismo, está precedida de una antesala decorada con escenas de paisajes renacentistas.

Las pinturas al óleo sobre la pared o estuco, fueron realizadas por Juan de Borgoña hacia 1510 y recogen historias de la Virgen, la Pasión de Cristo y el Juicio Final. Los escenarios de arquitecturas romanas clásicas, incorporan elementos mudéjares típicos de las casas toledanas. Todo trazado con la más perfecta perspectiva lineal recientemente descubierta y asombrosamente aplicada a las escenas de suelos embaldosados.

En la parte baja, una galería de 32 retratos de Arzobispos de Toledo, predecesores de Cisneros. A partir de Cisneros, la galería de retratos continuó en la parte alta de la sillería, en los respaldos, con pinturas sobre tabla o lienzo, hasta la actualidad.

Espacio para las reuniones capitulares del Cabildo

Sacristía Mayor, gran museo de pintura

La Sacristía Mayor, que continúa cumpliendo su función de vestuario, es una de las más importantes pinacotecas de España. Más de una decena de obras del Greco, el pintor de la innovación y la pasión: un Apostolado completo, el San José con el niño, y sobre todo El Expolio, primera pintura encargada por el Cabildo nada más llegar el pintor a Toledo en 1577.

Si deseas vivir una experiencia musical frente al lienzo del Expolio en una visita privada la Catedral consúltanos acerca nuestra visita privada con música en el arte (enlazar con capítulo Catedral: visita privada)

En la bóveda, el napolitano Luca Giordano pintó en los últimos años del XVII, el fresco con la Descensión de la Virgen para imponer la casulla a San Ildefonso. Apodado el «rápido», por su destreza y capacidad de pintar con ambas manos, podemos conocer su autorretrato en una de las ventanas fingidas o trampantojo.

Otros maestros y obras maestras que encontramos en la Sacristía y museos adyacentes: el Prendimiento de Francisco de Goya, Oración en el Huerto de José Ramos, Aparición de Santa Leocadia a San Ildefonso, de Pedro Orrente (1617), escultura de San Francisco de Pedro de Mena (1663), Paulo III, copia de un Tiziano por Van Dyck, Cardenal Borja copia de Velázquez, Santa Cena de Juan de Borgoña, Santo Entierro de Bellini, Adoración de los Pastores y Adoración de los Reyes de Orrente, Huida a Egipto de Antiveduto Grammatica, Cristo crucificado de Luis Tristán, Cristo y la Samaritana de Crespi y magnífico lienzo del San Juan Bautista obra de Cavarozzi, discípulo de Caravaggio.

Pinacoteca española importante

El Ochavo, lo más oculto de la Catedral

La estancia más suntuosa, escondida y sagrada de todo el templo, recibe el nombre de ochavo, por la forma ochavada u octogonal de su planta. Sus paredes se recubren de brillantes mármoles rojos, signo de la sangre derramada por los mártires.

No en vano, es el Sancta Santorum, sacrarium o relicario de la Catedral, puesto que sus hornacinas acogen las reliquias de numerosos santos y mártires, en suntuosos relicarios, con importantes piezas de la historia de la platería española como las arcas de San Eugenio, de Santa Leocadia, o el monumento de Jueves Santo. Existen pocos lugares como éste en el que se palpa la unción y reverencia ante lo sagrado.

Relicario de la Catedral

Si deseas conocer este espacio tan sagrado consúltanos acerca nuestra visita con detalles especiales.

La joya de la Catedral: la Custodia

La torre labrada en plata dorada en 1514 por Enrique de Arfe, por encargo del cardenal Cisneros, es la joya por excelencia del tesoro catedralicio. Fruto de devoción a la Eucaristía y de la caridad a los pobres de la Reina Isabel la Católica, es la pequeña custodia que acoge en su interior, encargada al catalán Jaume Almerique en 1494.

Recientemente restaurada, brilla el oro macizo de la pieza interior y la plata original en parte dorada de la torre externa, y fascina por la labor menuda de sus imágenes y piedras preciosas. Una Jerusalén celeste que pasea cada año, entre nubes de incienso, en la Fiesta Grande de la ciudad: El Corpus Christi de Toledo.

Torre labrada en plata dorada en 1514 por Enrique de Arfe

El Claustro principal

El gran Claustro gótico es un espacio grandioso impulsado por el arzobispo del siglo XIV Pedro Tenorio, constructor de puentes, hospitales, castillos y murallas. Para su descanso eterno se reservó una capilla en un ángulo: la capilla de San Blas, y quiso que fuera decorada por el pintor más revolucionario de su época: el mismísimo Giotto.

Capilla de San Blas

Cruzar su umbral es viajar a la Toscana italiana en pleno Trecento. El discípulo del Giotto, Gerardo Starnina, ha protagonizado el único caso del gótico florentino en Castilla, pintando un universo de color y gentes que nos maravilla.

Vistas des del Balcón de la Reina

Desde el Balcón de la Reina

Nada más emocionante que seguir los pasos de la Reina Isabel por el claustro alto de la Catedral y adentrarnos en su capilla privada, para asomarnos después al balcón sobre la nave a la altura de la bóvedas. Conservamos restos de las yeserías que decoraban la capilla, y el balcón a las naves del templo que nos regala la más impresionante vista sobre la Catedral: “desde el que se alcanza a ver y a adorar el altar mayor y principal de la yglesia”

Si deseas contemplar la Catedral a vista de pájaro desde el Balcón de la Reina Isabel consúltanos acerca de nuestra visita con detalles especiales (enlazar con capítulo Catedral: con detalles especiales)

Localización

Horario de visitas/Opening times

  • De 10 h. a 18,30 h

Dirección

Catedral: Santa Iglesia Catedral Primada de Toledo

C/ Cardenal Cisneros 1, 45002 Toledo 45002 Toledo
Tel. +34 925 222 241
turismo@catedralprimada.es
catedralprimada.es